fbpx
Atención domiciliaria para personas con dependencia
Empresa iguales cuidado de personas mayores
Atención domiciliaria para personas con dependencia
Atención domiciliaria para personas con dependencia

Parestesia en Personas Mayores: Una Guía Completa e Informativa

parestesia personas mayores dependientes

¿Te has preguntado alguna vez por qué se te duermen las manos o los pies? Esta sensación de hormigueo, conocida como parestesia, es algo común, especialmente en personas mayores.

¿Pero qué la causa? La parestesia puede ser causada por diversos factores, como la presión sobre los nervios, enfermedades crónicas o incluso deficiencias vitamínicas. En este artículo, exploraremos en detalle la parestesia en personas mayores, incluyendo sus síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento.

Un cosquilleo familiar:

La parestesia se manifiesta como una sensación anormal en la piel, como hormigueo, entumecimiento, pinchazos o ardor. Puede afectar a cualquier parte del cuerpo, pero es más común en las manos, pies, brazos y piernas.

Más allá del hormigueo:

La parestesia no solo produce molestias, sino que puede afectar la calidad de vida de las personas mayores. Dificultad para realizar tareas cotidianas, riesgo de caídas, trastornos del sueño y deterioro de la salud mental son algunos de los impactos que puede tener.

Un enemigo con mil caras:

Las causas de la parestesia son variadas. Algunas de las más comunes son:

  • Envejecimiento del sistema nervioso: el desgaste natural del sistema nervioso puede afectar la transmisión de las señales nerviosas, provocando parestesia.
  • Enfermedades crónicas: la diabetes, la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide y la enfermedad de Raynaud son algunos ejemplos de enfermedades que pueden causar parestesia.
  • Compresión de los nervios: una mala postura, el uso excesivo de las articulaciones o lesiones pueden comprimir los nervios y provocar parestesia.
  • Deficiencias vitamínicas: la falta de vitamina B12, vitamina B6 o ácido fólico puede causar parestesia.
  • Medicamentos: algunos medicamentos, como los antidepresivos y los anticonvulsivos, pueden tener la parestesia como efecto secundario.

En busca de respuestas:

El diagnóstico de la parestesia comienza con una evaluación médica. El médico revisará los síntomas, el historial médico y realizará un examen físico. En algunos casos, se pueden realizar pruebas adicionales, como análisis de sangre, estudios de conducción nerviosa o resonancia magnética.

Combatiendo la parestesia:

El tratamiento de la parestesia depende de la causa subyacente. En algunos casos, la parestesia desaparece por sí sola. En otros casos, se pueden utilizar medicamentos, fisioterapia o cambios en el estilo de vida para aliviar los síntomas.

Prevención: un paso adelante:

Si bien no siempre es posible prevenir la parestesia, hay algunas medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo, como:

  • Controlar las enfermedades crónicas.
  • Llevar una dieta saludable y equilibrada.
  • Realizar ejercicio físico regularmente.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol y tabaco.
  • Mantener una buena postura.
  • Usar calzado cómodo.

En resumen, la parestesia es una condición común en personas mayores que puede tener diversas causas y afectar su calidad de vida. Si experimentas parestesia, es importante consultar a un médico para obtener un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

Impacto de la Parestesia en Personas Mayores y el Rol de Iguales

La parestesia, una sensación de hormigueo, entumecimiento o pinchazos, afecta a un porcentaje considerable de personas mayores.

Consecuencias:

  • Dificultades en las actividades cotidianas: Escribir, caminar o sostener objetos se vuelve más complicado.
  • Riesgo de caídas: La falta de sensibilidad en las extremidades inferiores aumenta el riesgo de accidentes.
  • Trastornos del sueño: Las sensaciones incómodas pueden dificultar conciliar el sueño o mantenerlo.
  • Limitaciones en la movilidad: La parestesia en las piernas puede afectar la capacidad de realizar actividades físicas.
  • Deterioro de la salud mental: El malestar físico constante puede generar estrés, ansiedad y depresión.

En Iguales somos especialistas en el cuidado de personas mayores a domicilio (SAD), juega un papel fundamental en el bienestar de las personas mayores con parestesia:

1. Atención personalizada:

  • Cuidadadores profesionales y capacitados para comprender los desafíos de la parestesia.
  • Planes de cuidado individualizados que se adaptan a las necesidades específicas de cada persona.

2. Asistencia en las actividades cotidianas:

  • Apoyo en tareas como la higiene personal, el vestido, la alimentación y la movilidad.
  • Ayuda para realizar actividades como cocinar, limpiar la casa o hacer las compras.

3. Seguridad en el hogar:

  • Supervisión y asistencia para evitar caídas y accidentes.
  • Adaptación del entorno del hogar para minimizar riesgos.

4. Favorecer el bienestar emocional:

  • Compañía y apoyo para combatir la soledad y el aislamiento.
  • Promoción de actividades que estimulen la mente y el cuerpo.

5. Respiro familiar:

  • Ofrecemos a los familiares un descanso y apoyo en la tarea de cuidar a su ser querido.
  • Brindamos tranquilidad al saber que la persona mayor está en buenas manos.

En resumen, Iguales podemos ayudar a las personas mayores con parestesia a:

Mejorar su calidad de vida: Disminuir el malestar físico y aumentar la independencia.

Mantenerse activas y seguras: Reducir el riesgo de caídas y accidentes.

Disfrutar de una vida plena: Favorecer el bienestar físico, mental y social.

Si tú o un ser querido experimenta parestesia, no dudes en contactar con Iguales.

Recuerda: La parestesia no siempre es grave, pero puede afectar significativamente la vida de las personas mayores.

En Iguales bindamos apoyo y asistencia para mejorar la calidad de vida de las personas con parestesia.No dudes en buscar ayuda si la necesitas.

Si tienes preguntas o necesitas más información, no dudes en preguntar.

Más publicaciones

disfagia personas mayores dependientes

Disfagia en personas mayores dependientes

En Iguales, somos conscientes de los desafíos que enfrentan las personas mayores, especialmente aquellas con dependencias y condiciones específicas como la disfagia.  Esta condición, que